ES
|
EN

Pabellón Hídrico

2017
Ubicación: Plaza Uruguay, Polanco y Macroplaza Cuitláhuac, Iztapalapa
Estatus: Terminado

Hablar de agua en la Ciudad de México inmediatamente remite a estrés. El proyecto para el Pabellón Hídrico está fundamentado en que, a través de una arquitectura sencilla, económica y de cuidadosa manufactura, es posible generar un cambio en la percepción de este recurso, regalando un espacio inesperado para la ciudadanía, diseñado para difundir cultura y educación sobre el agua, a través de revalorar su relación con el ser humano y con la ciudad. Este proyecto está enfocado a dignificar las infraestructuras hidráulicas, sentando un precedente para imaginar al espacio público en conjunto con el entorno, logrando recuperar la memoria hídrica y tejiendo una relación virtuosa a futuro. El Pabellón Hídrico es una estructura temporal, que alberga una exhibición itinerante. Este proyecto piloto está enfocado en dotar de educación y cultura del agua a dos zonas de la Ciudad de México, opuestas en cuanto a percepción del recurso: Polanco, en la Delegación Miguel Hidalgo y Barrio San Lucas, en la Delegación Iztapalapa. Dichas demarcaciones son evidencia de la compleja problemática hídrica a la que se somete cotidianamente la Ciudad de México: la paradoja de exceso de agua pluvial y escasez de agua potable. El pabellón tiene el objetivo de concientizar a la población sobre las condiciones hidráulicas de la ciudad, a través de proveerla con información a cerca del manejo del agua en la Cuenca y Ciudad de México, al mismo tiempo que promueve las posibilidades que tiene el espacio público para hacer una gestión paralela, alterna y sustentable del recurso. Para lograrlo, la estructura ligera, de madera, de 60m2 funciona como un espacio que alberga una exposición sobre la características físicas de la cuenca, la historia y el funcionamiento del sistema hidráulico; una serie de recomendaciones para hacer un mejor uso del recurso; y algunos proyectos alternos de manejo de agua. Adicionalmente, se diseñó un programa de actividades relacionadas con el mejor uso del agua, compuesto por charlas, talleres y proyecciones. La edificación, planeada para poder ser montada y desmontada en un día, está hecha a base de barrotes de madera con uniones de acero, hojas de triplay y lámina acanalada. Su diseño estructural está pensado para maximizar el uso de los materiales mediante una sección geométricamente estable y modulada a partir de las dimensiones de los materiales. Los marcos de alma abierta, permiten una fácil circulación lineal con el propósito de poder ser ubicada en espacios públicos por donde la gente transita. De esta manera, se favorece su implementación, haciéndola accesible a un gran número de usuarios. Además, el tipo de estructura, provoca la circulación del aire y las entradas naturales de luz tanto por los costados como a través de la cubierta, al intercalar láminas metálicas con láminas de fibra de vidrio. Esta característica posibilita la implementación del pabellón sin necesidad de ser anclado al suelo, de tal manera que el espacio público donde se instale no se vea afectado. Paralelo a la exposición temporal, el pabellón, a través de su cubierta, es capaz de captar agua pluvial, almacenarla, filtrarla y distribuirla por medio de un sistema creado e instalado por Isla Urbana. El líquido que recoge la cubierta se conduce, a través una tubería, hacia un tlaloque (decantador) que limpia el agua hasta en un 70%. Posteriormente, ésta se clora y almacena en una cisterna de 2500 litros. Desde la última, el agua se bombea hacia un tren de filtrado, que garantiza su calidad de consumo para, finalmente, ser depositado en un garrafón de vidrio a través del cual el líquido se hace accesible a los usuarios. Todo este sistema está expuesto de manera didáctica para el conocimiento y uso de la comunidad.