ES
|
EN

Pabellón Eco 2015

2015
Ubicación: San Rafael, Ciudad de México
Estatus: Terminado

La Ciudad de México ha sufrido cambios drásticos en su contexto urbano y paisajístico desde su fundación hasta la actualidad. De ser un asentamiento en el centro de un sistema de cinco lagos, mutó a la ciudad de los palacios para últimamente convertirse en cede de enormes desarrollos habitacionales. La megalópolis fundada en un suelo pantanoso tuvo que transformar drásticamente su medio para permitirse crecer hasta el infinito. Hoy, y desde hace ya varias décadas, subsiste debido a que en la profundidad de su suelo funciona una de las infraestructuras hidráulicas más complejas del mundo: un sistema de tuberías y bombas capaz de desalojar de la Cuenca de México entre 59 y 74 m3/s de aguas residuales y pluviales. Al día de hoy, este sistema sigue creciendo a través de Túnel Emisor Oriente (TEO), el desagüe más grande del planeta. Paradójicamente, la ciudad de los lagos se ha convertido en la de la escasez. Para abastecer de agua a una población mayor a los 20 mill., es necesario importar aproximadamente 19m3/s de agua y extraer del subsuelo más de 40m3/s. Esta situación ha provocado una dramática transformación del suelo arcilloso sobre el que la metrópolis está construida, causando severos hundimientos. Durante los últimos 100 años la zona centro de la ciudad se hundido por lo menos 10 metros, esto quiere decir 10 cm anuales en promedio. Pero, ¿Cómo concientizar a la población sobre la paradoja hídrica a la que cotidianamente se enfrenta? La ciudad ha sido capaz de borrar todo rastro de su pasado hídrico. Son contados los hitos que hablan de los enormes esfuerzos que se han realizado para lograr el abastecimiento y drenaje del agua para la Ciudad de México porque las grandes infraestructuras están enterradas a grandes profundidades. El día de hoy se construye a 150 m de profundidad el TEO, una tubería de 62 km de longitud, que cruza de çsur a norte la Zona Metropolitana del Valle de México, constituida al encajar una serie de aros de 1.5 m formados por 7 dovelas y una llave de concreto prefabricado que, al unirse, logran un diámetro interior de 7.5 m y uno exterior de 8.4m. Esta obra monumental sólo se puede y podrá apreciar durante el tiempo que dure su construcción y únicamente por aquellas personas involucradas en la misma. El Pabellón Eco 2015 resulta la oportunidad perfecta para hacer evidentes los esfuerzos sobrenaturales en los que la Ciudad de México ha invertido para subsistir. ¿Porqué no montar uno de estos aros en el centro del patio de Mathias Goeritz? Queremos generar un foro dentro de una de las piezas que conforman el drenaje profundo, misma que regresará a una profundidad de 150 m después de las 10 semanas que estará expuesta en el Museo Experimental El Eco. Con una altura de 1.5m, el aro del TEO se ubicará al centro del patio. El nivel de piso terminado se conservará en el interior del aro y se elevará a través de una estructura de madera y una cama de grava asfáltica 60cm al exterior del mismo, representando el hundimiento que ha padecido la zona debido a la extracción de agua del subsuelo desde que se construyó El Eco.